Media

“El farmacéutico es clave para controlar los factores de riesgo cardiovascular durante la pandemia por COVID-19”

Cada vez está más clara la relación existente entre las enfermedades cardiovasculares y el mayor riesgo de mortalidad en pacientes con COVID-19. Así lo pone de manifiesto el último informe científico técnico del Ministerio de Sanidad. Conscientes de ello, y del papel del farmacéutico como agente de salud más accesible y cercano, Kern Pharma ha organizado una serie de charlas virtuales por toda España para informar de la importancia de controlar los principales factores de riesgo cardiovascular, como el colesterol elevado, durante la pandemia.

Hoy se ha celebrado la primera sesión informativa del tour “Oxicol on the road” con el fin de concienciar sobre la influencia de los factores de riesgo cardiovascular en la evolución de los pacientes con COVID-19, la necesidad de controlar dichos factores, sobre todo el colesterol y los triglicéridos elevados, e insistir en el rol del farmacéutico en el manejo de estos pacientes. Durante la charla también se ha hablado de cómo los complementos alimenticios son una opción en pacientes con cifras de colesterol que empiezan a aumentar pero que aún no requieren terapia farmacológica.

Según el Dr. José Antonio García Donaire, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión Arterial – Liga Española para Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), quien además ha estado en primera línea asistencial durante la pandemia en el Hospital San Carlos de Madrid, contagiándose y superando el coronavirus, ha señalado durante la charla que “el colesterol elevado debe tratarse siempre y es una de las patologías menos complicadas de controlar”.

Sin embargo, ha insistido en que “la mayoría de los pacientes son reticentes a seguir la terapia farmacológica, con lo que el control del colesterol elevado en España es insuficiente. Por eso, debemos fomentar una cultura sanitaria y aquí es donde el papel del médico y, sobre todo, del farmacéutico es clave por su proximidad”.

En España algo más de 17 millones de personas tienen el colesterol LDL elevado: sólo el 24% están tratados y sólo el 13% están controlados. Y este control es especialmente bajo en personas con diabetes o con enfermedad cardiovascular (40% y 43% respectivamente). Además, en ellos el riesgo cardiovascular es superior a la media a pesar de que existen fármacos muy eficaces. Según el Dr. Donaire, “es crucial trabajar en la detección y la terapia precoz, en la consulta y en la farmacia, porque el colesterol elevado es el factor de riesgo cardiovascular más importante, causando el 22% de los infartos y anginas de pecho y el 40% de los ictus que cada año se producen en España”.

Los complementos alimenticios, una opción útil en prevención primaria

Los complementos alimenticios pueden ser especialmente útiles. Estos productos son suplementos de una sustancia natural bioactiva concentrada presente en los alimentos que, tomada en una dosis superior a la existente en dichos alimentos, tiene un efecto favorable sobre la salud mayor que el que podría tener el alimento normal.

En prevención primaria (pacientes sin enfermedad cardiovascular), “puede ser suficiente para alcanzar los objetivos de colesterol marcados, junto con la adopción de hábitos de vida saludables. Tienen un menor perfil de efectos secundarios que un tratamiento farmacológico. Podemos empezar con ellos y luego, en función de la evolución del paciente, seguir administrándolos o valorar la necesidad de prescribir otro tratamiento”. 

Los complementos alimenticios también son especialmente útiles en pacientes que no quieren tomar medicación y que prefieren productos naturales; que tienen el colesterol alto, pero que no toleran las estatinas u otros tratamientos; y que no consiguen los objetivos de control con el tratamiento farmacológico habitual. “Pero siempre deben tomarse contando con el consejo profesional del médico o del farmacéutico”.